Si te tienes a ti [email protected], lo tienes Todo

Qué es tenernos a nosotros [email protected]?
Es reconocernos como nuestro soporte vital, somos el soporte vital de todo nuestro organismo, de ahí que cuidarnos integramente, cuidar nuestra salud física, psíquica y espiritual, nuestra alimentación, etc… sea sinónimo de querernos.
Somos el soporte vital de nuestro estado de ánimo, de nuestra energía y de toda nuestra vida, en la medida que estamos presentes en nuestras vidas y nos abrazamos, aceptamos y amamos tal cual somos, y también invertimos en seguir conociéndonos y en mejorar nuestras capacidades.

Seguramente alguien con depresión y en el caso de tener todo lo necesario para sentirse feliz y aún así sintiéndose infeliz y vacio, podría describirlo muy bien diciendo: parece que lo tuviera todo pero en ese todo falto yo, faltan mis ganas, falta mi ánimo, falta mi deseo, etc…

Por eso es vital nuestra propia presencia, nuestras propias ganas en todo lo que hacemos, cuanto más presentes estamos nosotros y nuestros deseos, mejor sobrellevamos que mientras tanto haya otras cosas que puedan faltar, porque aún en esa falta de lo que sea, nos sentimos a gusto y en paz con nosotros mismos.
Tenerlo todo, no es literalmente tenerlo todo, porque el todo y la nada son extremos imposibles.
Tenerlo todo es poder querer mucho y querer muchas cosas sin la necesidad irremediable de sentir que si no las tengo no podré ser feliz, es la tranquilidad de que hay mucha felicidad en tenerme a mi [email protected] y aún más felicidad cuando me puedo compartir con [email protected] interdependientemente pero sin obsesivas dependencias.

Tenernos a nosotros [email protected], es tener voz y voto, es tener el poder de hacernos responsables de nuestras vidas, de nuestras elecciones, decisiones, determinaciones, de la forma en que nos vemos, de la manera en que nos hablamos, de lo que nos decimos para empoderarnos o derrotarnos.
Seamos más o menos conscientes, siempre tenemos nuestra vida en nuestras manos, solo nuestra vida y la de nadie más, de algún modo somos tal y como reza la Biblia “a imagen y semejanza de Dios”, a mi modo de ver esa semejanza es útil para ser los dignos soberanos de nuestras vidas y no para tiranizar villanamente vidas ajenas, porque la única vida que nos pertenece es la nuestra y ninguna más.
Por eso ser conscientes de que tenemos esta preciosa vida que nos permite hacer, deshacer y rehacer nuestro destino tantas veces como logremos imaginarlo, es aún en vías de realizarlo, tenerlo “todo”, porque esa capacidad con la que venimos a este mundo, es la que nos habita aún cuando no sabemos como hacerla despertar.
A veces son las circunstancias extremas las que nos llevan a activar esas capacidades dormidas en [email protected] y nos recuerdan que si nos tenemos a nosotros [email protected], tenemos lo único realmente imprescindible y necesario para afrontar las dificultades y salir adelante.

Lic. SOLANGE FARÍAS GÓMEZ
PsicoBioNeuroCoach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *